La Convención acuerda darle a la Iglesia  pleno acceso a los ritos matrimoniales de uso experimental

La histórica decisión es encomiada como una avenencia entre posiciones y objetivos ‘ambicionados’

Por Mary Frances Schjonberg
Posted Jul 16, 2018

El Rdo. Sam Candler, diputado de Atlanta y presidente del comité legislativo que estudió todas las resoluciones matrimoniales de la Convención, instó a la Cámara de Diputados el 13 de julio a aceptar la enmienda técnica de los obispos a la Resolución B012 y no hacer ningún cambio. Ellos la aceptaron. Foto Mary Frances Schjonberg/ENS.

[Episcopal News Service – Austin, Texas] Los diputados puntuaron la última “i” y tildaron la última “t” el 13 de julio con una resolución histórica que le da a los episcopales la opción de que los casen sus sacerdotes en las iglesias a las que pertenecen.

La Resolución B012 había ido de la Cámara de Diputados a la de Obispos y había regresado a la de Diputados en su trayecto a la aprobación. Los diputados aprobaron por abrumadora mayoría una versión muy enmendada de la resolución el 9 de julio y la Cámara de Obispos añadió una enmienda técnica dos días después que no cambia el objetivo de la B012 de dar pleno acceso a dos ritos matrimoniales de uso experimental para parejas del mismo sexo y de sexos opuestos aprobados por la reunión de la Convención General de 2015 (por vía de la Resolución A054).

La votación fue:

Clérigos: 99 sí, 3 no, 4 divididos
Laicos: 101 sí, 5 no, 1 dividido

Una diputada de Lexington mantiene en alto la boleta de la diputación que documenta su voto. Durante la votación por órdenes, los diputados votaron en boletas de papel y luego las diputaciones calcularon los resultados y emitieron su voto electrónicamente. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Se necesitaban cincuenta y seis votos en cada orden para aprobar la resolución. Los votos divididos se registran cuando los clérigos y laicos de una diputación dividen su voto entre el sí y el no. Las resoluciones de la Convención General deben ser aprobadas por ambas cámaras con el mismo texto; y eso es lo que los diputados hicieron al inicio de la sesión de la mañana del último día de la 79ª. reunión de la Convención General.

Algunos aplausos empezaron a oírse entre los diputados, pero la Rda.. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara, advirtió que las reglas de ese cuerpo prohíben tales celebraciones.

La resolución estipula:

  • Darles a los rectores o al clero encargado de una congregación la capacidad de brindar acceso a los ritos matrimoniales de uso experimental para parejas del mismo sexo y de sexos opuestos. La Resolución A054 de 2015 y la versión original de la B012 decían que los clérigos sólo podían usar los ritos bajo la dirección de su obisp
  • Que si un obispo “sostiene una posición teológica que no acepta el matrimonio para parejas del mismo sexo”, él o ella puede invitar a otro obispo, si fuere necesario, para ofrecer “apoyo pastoral” a cualquier pareja que desee usar los ritos, así como al miembro del clero y a la congregación interesados. En cualquier caso, debe pedírsele a un obispo de fuera que acepte solicitudes de nuevas nupcias si algún miembro de la pareja es divorciado, a fin de cumplir con el requisito canónico que se aplica a las parejas de sexos opuestos.
  • Continuar el uso experimental de los ritos hasta que concluya la próxima revisión integral del Libro de Oración Común.

    Una asistente de la Cámara de Diputados recoge las versiones escritas de la votación por órdenes de la Diócesis de Virginia Sur sobre la Resolución B012. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

La resolución también eliminó la petición de la B012 original de una Equipo de Trabajo sobre una Comunión que Trasciende las Diferencias. Tal equipo fue creado por una resolución aparte, la A227.

“Ya hemos entablado un debate lleno de gracia: debate, discusión y pugna honorables y sanas”, le dijo a la Cámara de Diputados el Rdo. Sam Candler, diputado de Atlanta y presidente del comité legislativo que estudió todas las resoluciones matrimoniales de la Convención, al tiempo de instar a la Cámara de Diputados la aprobación [de la resolución] sin más remiendos. “Se nos recuerda el importante acuerdo a que han llegado varios grupos comprometidos y gente santa de esta Iglesia”.

Nadie habló en contra de la resolución en el breve debate de la Cámara de Diputados.

El Rdo. Scot McComa, diputado de Fort Worth, les dijo a sus colegas que si aprobaban la B012 estarían actuando como pastores de todo el pueblo de la Iglesia Episcopal. Sin embargo, él señaló que “durante 40 años nuestros hermanos y hermanas LGBT han estado en el fondo del autobús y, de vez en cuando, los han invitado a avanzar hacia la próxima fila [de asientos]”.

La Rda. Susan Russell, diputada de Los Ángeles y líder durante mucho tiempo del empeño por la plena inclusión de las personas LGBTQ en la vida de la Iglesia, describió el “largo y sinuoso camino” que la Iglesia Episcopal ha recorrido para llegar a este punto. Dijo que apoya la B012 “reconociendo que este es un acuerdo ganado a duras penas, pero el cual, creo, nos hará avanzar en esa tarea como la rama episcopal del Movimiento de Jesús”.

Ella le recordó a la cámara que su debate estaba siendo transmitido en directo a los episcopales en las diócesis de Tennessee, Dallas y Florida (tres de los lugares en los cuales los obispos no han permitido que los ritos se usen) “donde los fieles en los bancos esperan porque nosotros permitamos que nuestro ‘sí’ sea ‘sí’, que digamos ‘sí queremos’ al matrimonio para todos’.

Joan Geiszler-Ludlum, diputada por Carolina del Este, que presidió el Equipo de Trabajo sobre el Estudio del Matrimonio de la Convención General, le imploró a los diputados que concluyeran las decisiones de la Convención sobre el matrimonio. “En la Iglesia Episcopal nos encanta decir que todos somos bienvenidos, y todos significa todos, ustedes todos”.

Larry Provenzano, el obispo de Long Island, presentó la B012 en respuesta a la Resolución A085 propuesta por el equipo de trabajo, la cual se presentó en parte para ofrecerle una vía a los episcopales de usar los ritos en ocho de las 101 diócesis nacionales de la Iglesia en las cuales el obispo diocesano rehusó autorizar el uso de ritos matrimoniales experimentales.

“Creo que este es un momento verdaderamente importante para la Iglesia”, dijo Provenzano en una entrevista con Episcopal News Service inmediatamente después de la decisión de los diputados. “ Hacemos esto sin que haya habido una parte vencedores y perdedores. Muy semejante al tema de toda la Convención, hay un gran movimiento para que la Iglesia sea realmente la Iglesia en este tiempo”.

Tom Ely, obispo de Vermont, que durante mucho tiempo ha participado en la redacción de resoluciones para acercar a la Iglesia a la plena inclusión sacramental de los LGBTW, dijo que los episcopales también deben saber que los ritos que se describen en la B012 están a la disposición de todos en la Iglesia, no sólo de las parejas del mismo sexo. La resolución pide que se estudie la manera en que los ritos se usan a través de la Iglesia.

“Luego, veamos si nos gustan las liturgias concretas”, dijo. “¿Transmiten estas liturgias el espíritu de lo que queremos?  ¿Se rezan bien? ¿Funcionan para todas las parejas? ¿Merecen ser incluidas, en algún momento, en el Libro de Oración Común?”

Jeff Lee, el obispo de Chicago, definió a la B012 como “una solución elegante para avanzar en un camino que respeta el papel de los obispos como principales funcionarios litúrgicos en sus diócesis”, semejante a lo que se logró antes en el contencioso asunto de la revisión del libro de oración. Lee presidió, por parte de los obispos, el comité legislativo análogo que revisó las resoluciones sobre el matrimonio.

La avenencia “se basó en la generosidad de personas que habrían preferido que fuera en una u otra dirección”, puntualizó él. “Y eso es algo notable respecto a esta convención, creo yo: que la disposición de parte de personas que ambicionaban y realmente se empeñaron en tener ‘todo esto’ o ‘todo eso’ estuvieron dispuestas a prescindir de cosas que ambicionaban en pro de avanzar juntas”.

La Resolución A054 de 2015 decía que el clero sólo podía usar los ritos bajo la dirección de su obispo. La [Resolución] A085 de esta convención le habría exigido a los obispos que  se ocuparan de que todas las parejas que quisieran casarse tuvieran “acceso razonable y conveniente” a los dos ritos de matrimonio experimentales. Sin embargo, también habría añadido los dos ritos de matrimonio experimentales al Libro de Oración Común y enmendaría los otros ritos matrimoniales del libro de oración, así como prefacios y secciones del Catecismo para asumir un lenguaje de género neutro. Ese cambio era un punto de fricción para muchos.

La versión original de la B012 habría exigido que los obispos que no autorizaran los ritos le permitieran a las congregaciones recibir Supervisión Pastoral Episcopal Delegada (DEPO [por su sigla en inglés]) de otros obispos que brindarían acceso a las liturgias. Eliminaba el elemento del libro de oración.

Los diputados convinieron en una versión de la B012 que eliminó la opción de la DEPO y transfirió la facultad de la toma de decisiones para el uso de los ritos a los rectores u otros clérigos a cargo de congregaciones. La enmienda de los obispos se incluyó en la séptima cláusula de la resolución y añade las palabras “ siempre que nada en esta cláusula restrinja la autoridad del rector o del sacerdote encargado (Canon III.9.6(a)).”

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora principal y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.


Tags


Full names required. Comments limited to 2000 characters. Read our Comment Policy. Reports of commenting misconduct can be e-mailed to news@episcopalchurch.org.

You have reached our comment limit of 5. You may resume commenting in 24 hours.