Residentes del Condado de Montgomery con la esperanza de recibir ayuda de FEMA después de las tormentas catastróficas

Por Paulette E. Martin
Posted Apr 29, 2016

Aunque la mayor parte del agua ha retrocedido, los residentes del Condado de Montgomery se enfrentan ahora a una dura realidad después de las inundaciones históricas que devastaron el área  metropolitana de Houston la semana pasada— muchos tienen casas inhabitables y otros no cuentan con la ayuda federal de FEMA.

Más de 13 pulgadas de lluvia cayeron en seis horas y en algunos lugares cayeron más de 16. Más de siete muertes han sido confirmados durante la inundación del mes de abril.  El suelo saturado significa que la lluvia continua siendo una amenaza para más inundaciones. Funcionarios diocesanos mandaron inmediatamente equipos de atención espiritual a las zonas afectadas para visitar a las víctimas y repartir tarjetas de regalo. El Archidiácono Russ Oechsel y el Rvdo. Canónigo Michael Bamberger, un coordinador de la preparación de desastres con Episcopal Relief and Development continúan evaluando las necesidades y trabajarán en un plan de largo plazo para ayudar con los esfuerzos de recuperación.

Las calles en los vecindarios de Timber Lakes y Timber Ridge en la ciudad de The Woodlands parecen una zona de desastre con colchones, muebles y placas de yeso apilados fuera de las casas.

El olor a moho impregna el aire en las calles y rastros del alto nivel de agua todavía son evidentes en el exterior de las casas—para algunas residencias llegó a nivel de la cintura.

Las fuertes lluvias e inundaciones afectaron a aproximadamente 280 residencias en el condado de Montgomery. El Presidente Barak Obama emitió una declaración de desastre para los condados de Harris, Grimes, Parker y Fayette permitiendo a los residentes de esos condados ser elegibles para asistencia de FEMA, pero el condado de Montgomery, donde se encuentran muchos hogares afectados, no fue incluido en esta lista.

La iglesia Trinity, The Woodlands y otras iglesias de la Diócesis de Texas están trabajando con Episcopal Relief and Development para desarrollar un programa de recuperación a largo plazo, y también tratan de ampliar la conciencia para quienes necesitan ayuda en el Condado de Montgomery.

Aunque el condado de Montgomery fue incluido en la declaración del estado del gobernador Greg Abbott como zona de desastre, Bamberger, quien también es rector de la iglesia Ascensión en Sierra Madre, California, cree que los residentes todavía tienen la oportunidad de ser incluidos en la declaración de FEMA.

“Las declaraciones pueden ser modificadas todo el tiempo… Cuando se dan cuenta que varios residentes afectados han llamado a FEMA y se registraron, eso va a poner más presión sobre ellos”, dijo Bamberger. “Descubran quienes son los encargados del condado y también déjenles saber que necesitan su ayuda”.

Carlos Rincón Gallardo, residente del vecindario Timber Lakes perdió casi todas sus pertenencias. La noche de la tormenta, regresó a la cama cuando se fue la luz, sólo para despertar con altos niveles de agua dentro de su casa.

“Habíamos perdido la electricidad… así que decidí volver a la cama”, dijo Gallardo. “Cuando toqué el suelo estaba mojado. Desperté a mi esposa, a todos. Tuve la oportunidad de sacar los coches. No más de seis minutos pasaron y el agua me llegaba hasta aquí (señala a la cintura). Tengo un bebé. Cuando salí de mi casa, yo estaba sosteniendo al bebé (sube sus brazos en el aire) y seguía lloviendo. Nosotros sólo logramos salvar nuestros coches y eso fue todo “.

A pesar de perder casi todo después de haber sido inundado tres veces, Gallardo afirma que está bendecido, y le ofrece consejos a otras víctimas.

“Obtenga un seguro a través de FEMA si usted sabe de antemano que está viviendo en un área propensa a las inundaciones. O no permanezca en una casa que podría inundarse. Es mejor vivir en otro lugar. Quizás sea un poquito más caro o no sea tan bonito, pero no vale la pena perder todo por vivir en esa casa”, advirtió Gallardo.

Otras organizaciones también se han asociado con la iglesia Trinity para ayudar. Missy Herndon, Presidenta y CEO de Interfaith of The Woodlands y de Interfaith Community Clinic dijo que el objetivo de la organización es evaluar las necesidades y proporcionar la ayuda.

“Vamos de puerta a puerta y entregamos información sobre nuestra organización para que la gente sepa lo que hacemos”, dice Herndon. “Hasta ahora hemos colocado 17 personas en refugios y hemos ayudado a 30 familias.”

Interfaith of The Woodlands tendrá un “Día de Compras” en el Centro Comunitario del Sur del Condado para darle a las víctimas la oportunidad de escoger todo lo que necesiten: pañales, sábanas, toallas y ropa. El evento se llevará a cabo el viernes 29 de abril a partir de 8 a.m. – 5 p.m.

La mayoría de las iglesias episcopales en las zonas inundadas sufrieron pérdidas menores. Algunas tuvieron filtraciones de agua y daños en el techo. Uno de nuestros clérigos tuvo que ser rescatado por kayak a las 4 a.m. y su iglesia se inundó. Otras iglesias respondieron rápidamente a los feligreses que necesitaban ayuda y continúan con esta misión.

La Diócesis Episcopal de Texas también ha creado una cuenta de donaciones para ayudar con necesidades a medida que se evalúan.

La iglesia Santa María, Cypress está organizando jornadas de trabajo para las personas de todas las edades y ayudar a sus vecinos en la limpieza de escombros, muebles, preparando sándwiches, asistencia, y, sobre todo, con la oración y un lugar seguro para que todos sean bienvenidos. También estarán repartiendo las tarjetas de regalo de Wal-Mart.