Zambia recibe al CCA con una liturgia afroanglicana

La eucaristía gigante incluye bandas de metales, tambores africanos y al presidente del país

Por Mary Frances Schjonberg
Posted Apr 11, 2016
Tambores y cantores del Coro Mensaje de la iglesia anglicana de Santa Verónica entonan un canto de despedida a los participantes de la eucaristía de apertura del Consejo Consultivo Anglicano a la entrada de la catedral de la Santa Cruz en Lusaka. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Tambores y cantores del Coro Mensaje de la iglesia anglicana de Santa Verónica entonan un canto de despedida a los participantes de la eucaristía de apertura del Consejo Consultivo Anglicano a la entrada de la catedral de la Santa Cruz en Lusaka. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

[Episcopal News Service – Lusaka, Zambia] Servir al mundo mientras representamos el amor y la unidad en la imitación de Cristo fue el abrumador mensaje del oficio eucarístico de cinco horas de duración el 10 de abril que inauguró oficialmente la 16ª. reunión del Consejo Consultivo Anglicano.

Los miembros del CCA comenzaron a reunirse dos días antes, pero en esta eucaristía fueron acogidos y festejados por anglicanos de todas partes de la Iglesia de la Provincia de África Central. Se calcula que entre 4.000 y 5.000 personas asistieron al oficio en que el presidente zambiano Edgar Chagwa Lungu y el primer presidente de Zambia, Kenneth Kaunda, se unieron a funcionarios del gobierno y a ciudadanos de los cuatro países de la provincia anglicana.

El arzobispo de Cantórbery Justin Welby observa el 10 de abril como uno de los líderes de las brigadas de la Iglesia Anglicana de Lusaka enfunda su espada al prepararse para hacer que rompa filas la guardia uniformada del oficio casi al final de la eucaristía de clausura del Consejo Consultivo Anglicano de cinco horas de duración. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

El arzobispo de Cantórbery Justin Welby observa el 10 de abril como uno de los líderes de las brigadas de la Iglesia Anglicana de Lusaka enfunda su espada al prepararse para hacer que rompa filas la guardia uniformada del oficio casi al final de la eucaristía de clausura del Consejo Consultivo Anglicano de cinco horas de duración. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Al arzobispo de Cantórbery Justin Welby, que fue el predicador, lo saludaron frecuentemente con gritos y ululaciones durante el oficio. Welby tuvo el inusual papel litúrgico de darle permiso a un oficial de las brigadas de la Iglesia que portaba una espada para que la guardia uniformada con las banderas de los países de la provincia y de toda la Comunión Anglicana pudiera entrar en el espacio de culto. Él luego recibió las banderas de Zambia, Zimbabue, Malawi y Botsuana. Casi al final del oficio, le pidieron permiso para retirar la guardia, y al concederlo, devolvió las cuatro banderas.

En el ínterin, hubo incienso y tambores africanos; cánticos modernos e himnos antiguos; bandas de metales y música amplificada. La gran danza irrumpió en muchas ocasiones, entre ellas durante el rito de la paz, cuando Lungu se unió a ella, junto con su servicio de seguridad y un tumulto de fotógrafos.

Tres niñas recitaron de memoria un largo poema acerca del CCA cuyo estribillo era “El amor nunca fracasará mientras el CCA una a la Iglesia”.

Albert Chama, arzobispo de África Central fue el celebrante, y el obispo William Mchombo, secretario provincial, el oficiante.

La lluvia había amenazado los planes de celebrar la eucaristía al aire libre, pero prevaleció un clima seco y parcialmente nublado, y el altar se quedó puesto en el pórtico de la catedral de la Santa Cruz [Cathedral of the Holy Cross]. La congregación se reunió en tiendas levantadas sobre los céspedes que rodean la iglesia en la colina de la Catedral, en el barrio de Lusaka que incluye también los organismos del gobierno y la embajadas. El plan alternativo en caso de lluvia era trasladar al grupo del altar, los miembros del CCA y los dignatarios dentro de la catedral, mientras el resto de la congregación permanecía bajo las tiendas.

Durante su sermón, Welby dijo que todas las lecturas del día (Deuteronomio 6:6-16, Salmo 1:1-6; Efesios 4:8-16 y la Gran Comisión que Jesús da en Mateo 28:16-20) apuntan a la manera en que los cristianos deben contar sus historias, vivir sus vidas en el presente y llevar a otros a Cristo. En un sermón dirigido a los miembros del CCA, a los miembros de la provincia anfitriona y a funcionarios del gobierno, entre otros, Welby abordó el tema de la política y las elecciones, el servicio al mundo y el valor de ser veraz respecto a la propia historia en lugar de usarla para fomentar el odio.

Recordando que lo último que Jesús hizo fue enviar a sus discípulos al mundo y que uno de sus predecesores, William temple, dijo que la Iglesia existe para los que no son sus miembros, Welby dijo: “Demostramos que venimos de parte de Cristo cuando salimos en servicio humilde y jubiloso”.

Somos el cuerpo maduro de Cristo que Pablo describió en el pasaje de Efesios cuando nos regocijamos en el culto y estamos llenos de amor, cuando no somos críticos, cuando no incurrimos en la costumbre de la Iglesia antigua de lanzar piedras al débil y de adular a los orgullosos y a los fuertes”, afirmó el Arzobispo. “Y eso es algo muy difícil de hacer para todos nosotros en la Iglesia o en el gobierno”.

“¿Está nuestro mensaje tan lleno de la serena Esperanza de Cristo que creamos sociedades de esperanza?, preguntó él. “¿Hay en nosotros tanto de las buenas nuevas que inconscientemente tratamos de llevar a las personas a conocer a ese Jesús que nos ha llenado de gozo y esperanza?”

Welby también se refirió al llamado del obispo primado de la Iglesia Episcopal Michael Curry a que la gente se una al Movimiento de Jesús, diciendo que cuando contamos las historias de nuestras vidas individuales y colectivas —incluso si esas historias son de dolor y pérdida— las historias deben estar centradas en Jesús y su amor reconciliador.

Eso no significa, dijo el Arzobispo, que no tendremos “debates y discusiones y llamados a la necesidad de resistir la doctrina errónea y llamados a la unidad de la fe, pero sólo discerniremos lo correcto de lo erróneo cuando escuchemos en amor”.

“Carecemos de rectitud cuando sugerimos que el poder y el liderazgo de la Iglesia, ya sea localmente o a través del mundo, sólo existe para beneficio de los vencedores”, afirmó. “De manera que nuestra historia como Iglesia, según prosigue para ser implementada por este CCA, debe estar centrada en Dios y motivada por la búsqueda de la justicia”.

El Rdo. Samson Mwanza interpretó el sermón del arzobispo al cheuá, un idioma bantú que se habla en Malawi, Zambia y Zimbabue.

El presidente zambiano Edgar Chagwa Lungu, al centro, revisa la guardia de honor presentada por las brigadas de la Iglesia Anglicana de Lusaka después de la eucaristía de apertura del Consejo Consultivo Anglicano. El arzobispo de Cantórbery Justin Welby, que también pasó revista al grupo, se asoma sobre el hombro izquierdo del Presidente. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

El presidente zambiano Edgar Chagwa Lungu, al centro, revisa la guardia de honor presentada por las brigadas de la Iglesia Anglicana de Lusaka después de la eucaristía de apertura del Consejo Consultivo Anglicano. El arzobispo de Cantórbery Justin Welby, que también pasó revista al grupo, se asoma sobre el hombro izquierdo del Presidente. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Casi al final del oficio, el presidente Lungu dijo que la reunión “es un gran honor para nosotros como nación”.

El hecho de que el CCA reúna a arzobispos, obispos, clérigos y laicos de diferentes procedencias y países bajo un mismo techo “refuerza el carácter mismo del cristianismo como unificador de la humanidad”, dijo el Presidente.

Lungu llamó la reunión del CCA “un símbolo de unidad y de amor en un mundo de conflicto, divisiones y diferencias” y dijo que es también “un testimonio de que pese a nuestras diferentes nacionalidades, aun podemos coexistir”

“Si hay una gran lección que la religión puede prestarle a la política, es el efecto unificador de la tolerancia como virtud”, afirmó.

El presidente recordó que la Iglesia ha desempeñado un “papel fundamental” en el desarrollo de Zambia durante sus 51 años de independencia. Lungu dijo que quería rendir un “brillante tributo” a la Iglesia Anglicana en Zambia por haber sido un asociado a lo largo de todos esos años.

El primer presidente de Zambia, Kenneth Kaunda, de 91 años, en primer plano, abandona su lugar de honor en la catedral de la Santa Cruz en Lusaka, el 10 de abril, después de la eucaristía de apertura del Consejo Consultivo Anglicano. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

El primer presidente de Zambia, Kenneth Kaunda, de 91 años, en primer plano, abandona su lugar de honor en la catedral de la Santa Cruz en Lusaka, el 10 de abril, después de la eucaristía de apertura del Consejo Consultivo Anglicano. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

“Ustedes han sido valiosos aliados de todos los sucesivos gobiernos zambianos y los saludamos por eso y estamos dispuestos a apoyar sus labores”, dijo Lungu. “Su asociación con nosotros en educación, salud y buen gobierno sigue siendo vuestro testimonio cristiano”.

Él destacó [el papel de] la catedral de la Santa Cruz por ofrecer lo que llamó “la plataforma y la atmósfera indispensables y propicias” para la obra que logró el regreso de Zambia a la democracia pluripartidista en 1991. Zambia, dijo él, se ha convertido en un modelo de la paz y la unidad en África.

Luego de un almuerzo en los terrenos de la catedral, las festividades del día continuaron con una celebración provincial durante la cual a los miembros del CCA se les brindó información acerca de cada uno de los cuatro países de la provincia —Botsuana, Malawi, Zambia y Zimbabue— y la vida de la Iglesia Anglicana en cada uno de esos lugares.

La 16ª. reunión del CCA se extiende hasta el 19 de abril.

Antecedentes del CCA
El CCA es uno de los cuatro instrumentos de la Comunión, siendo los otros tres el arzobispo de Cantórbery (que preside el CCA), la Conferencia de Lambeth de los Obispos Anglicanos y la Reunión de los Primados.

Creado en 1969, el CCA incluye entre sus delegados a clérigos y laicos, así como a obispos. La membresía incluye de una a tres personas de cada una de las 38 provincias de la Comunión Anglicana. [La delegación] que tiene tres miembros, consta de un obispo, un sacerdote y un laico. En la que cuenta con menos miembros, la preferencia se le da a los laicos. La constitución del CCA se encuentra aquí.

El Consejo por lo general se reúne cada tres o cuatro años. La primera reunión se celebró en Limurú, Kenia, en 1971. La última reunión del CCA sesionó a fines de 2012 en Auckland, Nueva Zelanda. El CCA no se ha reunido en África desde su novena reunión en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en 1993.

La Iglesia Episcopal está representada por Rosalie Ballentine, de la Diócesis de Islas Vírgenes; la Rda. Gay Clark Jennings, de Ohio, presidente de la Cámara de Diputados y el obispo Ian Douglas, de Connecticut.

La información actualizada de ENS sobre el CCA puede encontrarse aquí.

La página de noticias de la Cámara de Diputados también está publicando artículos sobre la reunión.

A los comunicados de Twitter se accede con #ACCLusaka.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.


Tags