El Hogar ofrece a los ‘casos dificiles’ de Honduras una oportunidad para una vida nueva

Por Lynette Wilson
Posted May 1, 2014
El Hogar tiene la capacidad en su campus de Tegucigalpa para 100 estudiantes, proporcionándoles una educación, alimentación, vivienda, vestuario y un ambiente familiar. Foto: Lynette Wilson / ENS

El Hogar tiene la capacidad en su campus de Tegucigalpa para 100 estudiantes, proporcionándoles una educación, alimentación, vivienda, vestuario y un ambiente familiar. Foto: Lynette Wilson / ENS

[Episcopal News Service – Tegucigalpa, Honduras] Durante los últimos 35 años El Hogar ha servido los casos más difíciles en Honduras de los niños y niñas, algunos de los cuales han sido abusados, descuidados y abandonados.

“Hay algunos que no tienen familias, y sabemos con certeza que algunos cuyos padres han fallecido, los niños han quedado huérfanos por completo”, dijo Claudia de Castro, directora de El Hogar.

Con un personal de 80 personas y tres campus, El Hogar tiene capacidad para un máximo de 250 estudiantes. El Hogar va más allá de proveer las necesidades básicas de alimentación, vestido y educación; proporciona amor y cuidado por lo general proporcionada por una familia, dijo de Castro.

Claudia de Castro, directora de El Hogar, ha estado en la escuela residencial durante 24 años. Foto: Lynette Wilson / ENS

Claudia de Castro, directora de El Hogar, ha estado en la escuela residencial durante 24 años. Foto: Lynette Wilson / ENS

“En este lugar se puede ver la presencia de Dios que se mueve en torno a estos niños”, dijo de Castro. “Este es un lugar de milagros; sólo Dios puede sanar sus corazones. Son pequeños que han sufrido mucho “De Castro compartió un ejemplo:Un niño vino a El Hogar después del asesinato de su madre, jurando venganza. “Él vino aquí, y él era agresivo”,dijo.

Entonces, un día durante la oración de la mañana, el muchacho, conmovido por la lección sobre el perdón, decidió perdonar al asesino de su madre. Hoy en día el muchacho es uno de los mejores estudiantes de El Hogar, y está en la lista de honor.

En otro ejemplo de Castro en la residencia, los estudiantes estaban comiendo en un Pizza Hut y había niños pidiendo comida fuera del restaurante. Una vez que estaban afuera, los chicos les dieron a los niños sus zapatos.
“A menudo compartimos las cosas que ya no queremos, pero estos niños estaban dando los únicos zapatos que tienen”, dijo. “Se sienten ricos”.

Sesenta por ciento del 7,9 millones de habitantes de Honduras vive en la pobreza, y el 35 por ciento de la población está por debajo de la edad de 15. Los desastres naturales y la mala situación de seguridad del país – Honduras tiene el más alto índice de homicidios en el mundo, que puede estar ligada con el narcotráfico y pandilla de violencia – y contribuye a la gran cantidad de hondureños que se unen a otros centroamericanos en el viaje hacia el norte de los Estados Unidos.

En los últimos años el número de menores indocumentados que cruzan la frontera México-Estados Unidos se ha elevado a más de 20,000, muchos de ellos  jóvenes que escapan de la pobreza y la violencia en Centroamérica.

El Hogar es una de las muchas organizaciones no gubernamentales basadas en la fe, registrada en Estados Unidos que sirve en situación de riesgo y abandono de los jóvenes en Honduras. El Hogar ha graduado a 750 estudiantes de los últimos años.

Las niñas estudian junto a los muchachos en Tegucigalpa el campus de El Hogar, luego los muchachos optan por asistir a la escuela técnica o para estudiar las prácticas agrícolas en la granja. Las niñas se mudan a una casa fuera de la capital donde asisten a la escuela secundaria. Foto: Lynette Wilson / ENS

Las niñas estudian junto a los muchachos en Tegucigalpa el campus de El Hogar, luego los muchachos optan por asistir a la escuela técnica o para estudiar las prácticas agrícolas en la granja. Las niñas se mudan a una casa fuera de la capital donde asisten a la escuela secundaria. Foto: Lynette Wilson / ENS

En 1979, un grupo de los episcopales de la iglesia de Santa María en Tegucigalpa alquiló una vieja casa en un barrio pobre y comenzóEl Hogar con cinco chicos los que encontraron viviendo y durmiendo en las calles. Al final del primer año, la casa estaba llena y otra casa de 20 camas fue construida para acomodar a los niños adicionales; aun la población continuó creciendo. Cuando comenzó El Hogar, los muchachos estaban siendo abandonados a razón de 10 a 1, de acuerdo con suhistoria.

Antes de que un niño ingrese a El Hogar, un miembro del personal hace una visita a la familia para evaluar el ambiente del niño y saber acerca de su historia. Fue durante las visitas de los familiares, que el personal se dio cuenta que las niñas por lo general se quedan en casa para cuidar a los niños más pequeños, explicó de Castro.

Así, El Hogar abrió para aceptar niñas en 2007 y, 28 niñas, de los grados de kindergarten a sexto grado, hoy viven allí. Los 10 restantes viven en la Casa de Niñas, una casa en las cercanías de Santa Lucía, y asisten a la escuela secundaria. Tener niñas en la escuela no fue fácil, pero con el tiempo los niños y las niñas comenzaron “a interactuar como hermanos y hermanas”, dijo de Castro.

Los niños que se gradúan de sexto grado tienen la opción de asistir a la Escuela Técnica de Santa María, ubicado a 30 minutos a las afueras de Tegucigalpa, donde eligen estudiar una habilidad profesional, soldadura, carpintería, instalación eléctrica, o se trasladan a la Escuela Agrícola de Amor y Esperanza, una granja de trabajo, a una hora de la capital, para estudiar la agricultura y la ganadería.

La tendencia de los servicios a la familia en Honduras es trabajar en la construcción de las estructuras familiares sanas “, pero para algunos, no hay a dónde ir”, dijo el Rdo. Mathew Engleby, director ejecutivo y un misionero nombrado por la Iglesia Episcopal.

Los estudiantes de El Hogar viven en dormitorios. Foto: Lynette Wilson / ENS

Los estudiantes de El Hogar viven en dormitorios. Foto: Lynette Wilson / ENS

Al ir más allá de la provisión y la educación y la satisfacción de las necesidades básicas de los estudiantes, el personal, incluyendo el veterano Lázaro Juárez que sirve por 35 años supervisa la escuela técnica, conoce las realidades de violencia que enfrentan los estudiantes fuera de los muros de El Hogar.

“Podemos mantenerlos a salvo aquí, pero cuando van afuera y a sus hogares, las cosas son diferentes”, dijo Juárez, quien agregó que al proporcionar a los estudiantes una educación, valores y habilidades para el trabajo, la esperanza es fortalecer su carácter y desarrollar sus defensas.

El Hogar funciona con un presupuesto de $ 1,2 millones, aproximadamente la mitad de los cuales depende del apadrinamiento de niños y el resto en la recaudación de fondos en los Estados Unidos y Canadá. “Siempre vamos a depender de las donaciones para cambiar las vidas de estos niños”, dijo Engleby,

Sarah Upshur, 15, y su madre, Kim Echlin en marzo pasaron una semana visitando a los estudiantes y pintando las paredes exteriores en El Hogar. Madre e hija se unieron a un grupo de Forest Grove Iglesia Unida en Toronto, Ontario. Foto: Lynette Wilson / ENS

Sarah Upshur, 15, y su madre, Kim Echlin en marzo pasaron una semana visitando a los estudiantes y pintando las paredes exteriores en El Hogar. Madre e hija se unieron a un grupo de Forest Grove Iglesia Unida en Toronto, Ontario. Foto: Lynette Wilson / ENS

Además, El Hogar dirige un Programa de Equipo de Servicio a través de la cual los equipos de América del Norte pueden visitar el campus de Tegucigalpa y la granja. El programa es de aplicación sólo y los equipos reciben un manual de visitante de 60 páginas; Actualmente hay una lista de espera de un año de duración.

“Ellos pasan el tiempo aquí”, dijo de Castro. “No tenemos un hotel de cinco estrellas, pero la gente aquí es feliz y pacífica. No son sólo los niños; Dios cambia la vida de toda la gente aquí”.

Los equipos suelen realizar proyectos de servicio que pueden incluir edificios de pintura y otras tareas de mantenimiento, pero la atención se centra en la interacción con los estudiantes.

“Se trata de conocer a los niños y conocer sus historias”, dijo Engleby, y agregó que si dices que has pintado una pared, no has entendido.

– Lynette Wilson es una editora/reportera para Episcopal News Service


Comments (2)

  1. diana lopez says:

    buenos dias quieriera hacerles una pregunta ¿ustedes dan niños en adopccion? porque mi esposo y yo buscamos adoptar una niña

  2. Veronica de Gregorio says:

    hola soy una sociòloga italiana, trabajè en La Casa del Migrante Nazareth de Nuevo Laredo (Mexico) como voluntaria y ahora me gustarìa hacer una experiencia de voluntariado en Honduras. Eres possibile? Quàles son los cargos?
    Gracias

Comments are closed.

You have reached our comment limit of 5. You may resume commenting in 24 hours.