Las misiones médicas atienden a dominicanos, haitianos

Clínicas dirigidas por la iglesia ayudan a llenar el vacío de la atención sanitaria

Por Lynette Wilson
Posted Mar 7, 2014
John C. Cain, Jr. ayuda a un hombre elegir anteojos de lectura en la clínica médica de la Iglesia Episcopal Santo Tomás en Guatier, República Dominicana. Caín es parte de un equipo médico del estado de Nueva York que está dirigiendo una clínica médica del 3 al 7 de marzo en la iglesia. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

John C. Cain, Jr. ayuda a un hombre elegir anteojos de lectura en la clínica médica de la Iglesia Episcopal Santo Tomás en Guatier, República Dominicana. Caín es parte de un equipo médico del estado de Nueva York que está dirigiendo una clínica médica del 3 al 7 de marzo en la iglesia. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

[Episcopal News Service – Santo Domingo, República Dominicana] Dos horas. Ese es el tiempo que tomó al equipo de la misión médica del estado de Nueva York para establecer su clínica en Santo Tomas, una iglesia episcopal en Gautier.  La misión, ahora en su 16 º año, funciona como un reloj en la antigua comunidad de caña de azúcar situada no lejos de la playa turística de Boca Chica.

Los pacientes llegan con problemas, incluyendo presión arterial alta, problemas respiratorios, dificultades gastrointestinales, erupciones cutáneas, diabetes. Una visita puede durar entre tres y cuatro horas, dependiendo del número de pacientes en espera de tratamiento, el equipo normalmente ve entre 1.000 y 1.500 pacientes durante cinco días de la clínica.

Al entrar en la clínica, un paciente visita a una mesa de inscripción, donde se entregan los formularios. Luego sigue la admisión, donde se mide el peso y la presión arterial. Entonces Rita Bush, una nutricionista y educador en diabetes de Malta, Nueva York, pincha los dedos de los que desean hacerse pruebas de azúcar en la sangre. Muchos pacientes tienen la presión arterial alta y la diabetes, y muchos van sin medicamentos.

Si una persona ha ayunado, el nivel normal de azúcar en la sangre, o glucosa, oscila entre 70 y 100 miligramos por decilitro. Si una persona ha comido, es posible que vea 130 miligramos. Cualquier cosa por encima de 160 indica diabetes.

Rita Bush, una consejera especialista en nutrición y diabetes, realiza pruebas de azúcar en la sangre de un paciente durante el primer día de la clínica médica en Santo Tomas en Gautier. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

Rita Bush, una consejera especialista en nutrición y diabetes, realiza pruebas de azúcar en la sangre de un paciente durante el primer día de la clínica médica en Santo Tomas en Gautier. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

En la mañana del 3 de marzo, dos pacientes tenían niveles de azúcar en la sangre de 500 miligramos, una de ellas un niño dependiente de la insulina, dijo Bush.

Después de estas comprobaciones preliminares, el paciente espera para ver a un médico o asistente médico antes de visitar la farmacia. La última parada es una estación de oración para recibir, no sólo la oración, sino también un paquete de atención con jabón, pasta de dientes y otros artículos prácticos para la higiene íntima.

“Para algunas de estas personas, es el único momento en [el año] para ver a un médico”, dijo Kevin Bolan, un asistente médico de Newcomb, Nueva York. A medida que avanza la semana, añadió, las personas llegan a la clínica de más y más lejos.

El viaje al norte del estado de Nueva York equipo comenzó alrededor de las 2:30 am del 28 de febrero, cuando los miembros abordaron un autobús con destino al Aeropuerto Internacional John F. Kennedy en la Iglesia Episcopal San Eustace en Lake Placid. Además de su equipaje personal, trajeron 40 grandes contenedores de plástico llenos de suministros y medicamentos. Al momento que el grupo de Nueva York llegaba a la República Dominicana, otro equipo médico de la misión de Carolina del Norte estaba viajando de regreso a Santo Domingo desde Jimaní, un pueblo fronterizo donde había pasado la semana dirigiendo una clínica de San Pablo Apostol, otra Iglesia Episcopal.

Era la primera vez que Giga Smith, una enfermera registrada y miembro de la Iglesia de Cristo en New Bern, Carolina del Norte, se unió a un equipo de la misión médica. “Siempre he querido hacer esto”, dijo ella. “Al principio me sentí muy emocionada, pero luego pensé que yo iba a hacer todo lo que pueda”.

Dr. Richard Taft de la Iglesia Episcopal San Pablo en Greenville, Carolina del Norte, trata a un paciente joven en una clínica médica en San Pablo Apostol en Jimaní. Un equipo médico de Carolina del Norte dirigía una clínica fuera de la iglesia del 24 a 27 de febrero.

Dr. Richard Taft de la Iglesia Episcopal San Pablo en Greenville, Carolina del Norte, trata a un paciente joven en una clínica médica en San Pablo Apostol en Jimaní. Un equipo médico de Carolina del Norte dirigía una clínica fuera de la iglesia del 24 a 27 de febrero.

La población de Jimaní, de alrededor de 13.000, es uno de los dos principales pasos fronterizos entre la República Dominicana y su vecino del oeste, Haití. En cuatro días, el equipo trató 716 personas, de edades comprendidas entre 22 meses y 90 años. Un médico local haitiano estuvo presente a lo largo de la clínica y brindará atención de seguimiento para los pacientes.

“Al dar de su tiempo, los equipos están mostrando un ejemplo del amor de Dios a toda la humanidad”, dijo Karen Carroll, un misionero nombrado por la Iglesia Episcopal al servicio de la Diócesis de la República Dominicana.

Para la administración de la atención médica en la República Dominicana, los profesionales deben proporcionar credenciales válidas y una lista de todos los medicamentos, incluyendo las fechas de caducidad, números de lote y fines previstos, a Carroll, quien archiva la documentación apropiada con el ministerio de salud pública.

En total, 14 equipos de la misión médica en Estados Unidos viajarán a la República Dominicana en el 2014, frente a los nueve equipos en el 2013, dijo Carroll.

Se trata tanto de ser una misión cristiana y que acompaña a la iglesia dominicana, ya que se trata de brindar atención médica, dicen los miembros del equipo.

“En primer lugar, somos una misión cristiana”, dijo Connie Reynolds, una enfermera práctica con licencia y miembro Bautista del equipo del norte del estado de Nueva York. “Y entonces una misión médica”.

Connie Reynolds, un LPN, y Laura Bolan, que planea convertirse en un asistente médico, medida la medicación en la farmacia en la iglesia Episcopal de Santo Tomás en Gautier. Foto: Lynette Wilson/Episcopal News Service

Connie Reynolds, un LPN, y Laura Bolan, que planea convertirse en un asistente médico, medida la medicación en la farmacia en la iglesia Episcopal de Santo Tomás en Gautier. Foto: Lynette Wilson/Episcopal News Service

Aun así los médicos, enfermeras, nutricionistas y fisioterapeutas ofrecen atención médica a muchas personas pobres y la falta de recursos que de otro modo podrían caer en las grietas del sistema de salud pública del país. En 2001, la República Dominicana  aprobó reformas de la atención de la salud destinadas a proporcionar una cobertura universal a sus ciudadanos. La aplicación, sin embargo, ha faltado, con áreas rurales rezagadas de las zonas urbanas, una atención médica basado en honorarios superando la atención que se ofrece a través del sistema público, de acuerdo con la Organización de Salud Mundial.

Las misiones médicas internacionales son a veces descritos como “curitas”, con críticas e incluso la falta de respeto de los profesionales extranjeros por los proveedores de salud locales; misioneros ‘falta de prácticas culturales adecuadas, falta de conocimientos lingüísticos insuficientes del equipos e interpretación para el tratamiento de los pacientes que hablan un idioma extranjero; y los altos costos de viaje cuando los fondos podrían ser gastados en formas más apropiadas. Muy consciente de las críticas, los equipos que hacen visitas anuales a la República Dominicana dicen salvar una sola vida y ver la mejora global de la salud y la higiene en la comunidad de año en año justifica su valor.

Por ejemplo, un joven se acercó a la clínica en Jimaní al borde de una crisis diabética, dijo el doctor Richard Taft, un jubilado de ginecología-obstetra en la iglesia episcopal de  San Pablo en  Greenville, North Carolina. Después de recibir la insulina, el joven se recuperó rápidamente. Otro hombre cuyos párpados hinchados y cerrados comenzó una recuperación inmediata cuando fue tratado con antibióticos, agregó Taft.

Solía ​​haber una gran plantación de caña de azúcar en Gautier y muchos inmigrantes haitianos vivían cerca, en los bateyes como éste. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

Solía ​​haber una gran plantación de caña de azúcar en Gautier y muchos inmigrantes haitianos vivían cerca, en los bateyes como éste. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

Gautier tiene una clínica médica atendida por un médico, el hospital más cercano está a 15-20 minutos en auto. Jimaní tiene un hospital rudimentario que fue construido en 1948 y está integrada por seis médicos generales, dos ginecólogos-obstetras y un cirujano general, de acuerdo con los miembros del equipo de Carolina del Norte que recorrieron las instalaciones.

En muchos sentidos, dijo el doctor Allen Van Dyke, un ginecólogo de Ashville, Carolina del Norte “, la atención médica es relativa a las condiciones de vida”.

Ser testigo de la cantidad de sufrimiento en la frontera agita las emociones y los pensamientos sobre el sistema de atención de salud en los Estados Unidos y los miembros del equipo de Carolina del Norte

Anne Bena, un fisioterapeuta, ayuda a un paciente con un andador. Antes de recibir el andador con ruedas, el paciente, que Bena conoce desde hace cuatro años, utilizaba dos muletas para desplazarse. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

Anne Bena, un fisioterapeuta, ayuda a un paciente con un andador. Antes de recibir el andador con ruedas, el paciente, que Bena conoce desde hace cuatro años, utilizaba dos muletas para desplazarse. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

Era difícil conciliar la enorme cantidad de dinero gastado en la atención médica en los Estados Unidos, dijo Sandy Johnson, una enfermera pediátrica, con la enorme cantidad de sufrimiento que muchas personas padecen. “No sé lo que se hace con la disparidad”, dijo Susan Bickery-Mercer, que había leído “Montañas más allá de Montañas “, [Mountains Beyond Mountains], done Tracy Kidder escribe la biografía del Dr. Paul Farmer y de su experiencia en la prestación de atención médica a personas en Haití, antes de hacer el viaje.

Una de las cosas más poderosas que Bickery-Mercer, ministro de jóvenes en la iglesia San Pablo en Greenville, presenció como parte del equipo fue la facilidad con la que las personas locales comparten sus vidas. Cuando las personas están sufriendo de manera clara y en la necesidad, la conexión tiende a ser a nivel de corazón, dijo. Era algo que Taft sintió así, y añadió que para los cristianos, el ritual de culto del domingo a veces puede llegar a cegar el espíritu.

“Ver la crudeza de la vida es una cosa muy poderosa”, dijo Taft. “Salir de tu zona cómoda permite dar un paso atrás y reflexionar. Esa es la esencia de la misión.

“Nosotros solo lo hacemos con la medicina”.

De regreso en Gautier, los residentes de la comunidad tienen que viajar ya sea a Boca Chica o Santo Domingo para visitar un hospital, dijo Ermita Reyes, una líder de la iglesia y comunidad, ya pesar de que el hospital de Boca Chica se encuentra a poca distancia, puede costar una vida .

“Su presencia [del equipo] es un ejemplo de la gracia de Dios en la comunidad”, dijo.

Savannah Gordon registra un paciente el 3 de marzo, el primer día de los cinco días de la clínica médica en Santo Tomas. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

Savannah Gordon registra un paciente el 3 de marzo, el primer día de los cinco días de la clínica médica en Santo Tomas. Foto: Lynette Wilson / Episcopal News Service

La clínica médica del equipo de Nueva York es la única clínica completa para visitar la comunidad cada año, dijo Connie Reynolds, la LPN, que trae a su hija, Savannah Gordon, para ayudar.

Era la quinta vez que Gordon, un estudiante universitario, participó en la misión médica.

“Después del primer año, me volví una persona diferente”, dijo. “Es una experiencia que lo hace humilde a uno ver cómo vive la gente y ser parte de la comunidad y desarrollar amistades.

“Es desgarrador volver y descubrir que alguien ha muerto”.

La hija de Kevin Bolan también lo acompaña. Laura Bolan recientemente se graduó con un título de maestría en salud pública y planea seguir el ejemplo de su padre y convertirse en un asistente médico. Para ella, la necesidad de clínicas más frecuentes y visitas de seguimiento, así como los esfuerzos para la mitigación de la enfermedad, son evidentes.

“Sería fantástico si pudiéramos asociarnos con otro grupo y venir cada seis meses”, dijo.

Paul Gutmann y Domingo de la Rosa presentan el sistema de filtración de agua de tres cubos. Foto: Lynette Wilson/Episcopal News Service

Paul Gutmann y Domingo de la Rosa presentan el sistema de filtración de agua de tres cubos. Foto: Lynette Wilson/Episcopal News Service

Los paquetes de atención, que proporcionando el sistema de cubo de filtración de agua limpia jabón y pasta de dientes, que Paul Gutmann proporciona son importantes porque muchos de los problemas que las personas presentan provienen de beber agua infectadas por el parásito y la falta de higiene personal, dijo Laura Bolan.

Gutmann trabaja con un contacto local para distribuir los sistemas de filtración. Cada unidad cuesta alrededor de $33, pero Gutmann recauda dinero y contribuye con su propio dinero para que sean asequibles. Él puede que no tenga los altos niveles de éxito, pero espera que la próxima generación, que ha crecido sin conocer los riesgos de contaminación del agua potable, empiece a filtrar su propia agua, dijo.

Con 40 contenedores de suministros y medicamentos, cada uno con un peso entre 40 y 50 libras, el equipo médico de Nueva York trae suficiente medicamento para ser distribuido por una enfermera que trabaja a nivel local. Los pacientes salen de la clínica con tres meses y pueden regresar para exámenes de seguimiento y más medicación, según sea necesario.

“El reto es salir con suficientes medicamentos”, dijo Kevin Bolan, que ya había estado pensando en la organización de una tripulación mínima para regresar y dirigir una clínica durante el fin de semana del Día del Trabajo. “Es un trabajo en progreso, tenemos que averiguar lo que funciona.”

– Lynette Wilson es una editora y reportera para Episcopal News Service.


You have reached our comment limit of 5. You may resume commenting in 24 hours.