Iglesia de Costa Rica toma pasos para dar la bienvenida a la comunidad LGBTQ

Diócesis Episcopal copatrocina película, panel de los derechos humanos

Por Lynette Wilson
Posted Mar 6, 2014

[Episcopal News Service] En su primer paso para dar la bienvenida a la comunidad lesbiana, homosexual, bisexual y transgéneros [LGBTQ] la iglesia Episcopal de Costa Rica el 4 de marzo se asoció con otras organizaciones religiosas y de derechos humanos para patrocinar un foro sobre la fe, la Biblia, la orientación sexual y la identidad de género.

La iglesia Episcopal de Costa Rica se unió a la Iglesia Luterana de Costa Rica, campaña de Derechos Humanos con sede en los EEUU y otros dos grupos locales – el Movimiento de la Diversidad y la Federación de Estudiantes de la Universidad de Costa Rica – para el evento en la Universidad de Costa Rica, que incluyó la proyección de “Ante Dios todos somos familia” [Before God, We Are All Family], una película corta producida por HRC, seguida de una mesa redonda.

El obispo de Costa Rica Héctor Monterroso, en un e-mail a la ENS sobre la participación de la iglesia en el evento, dijo que la apertura es parte de la identidad de la Iglesia Episcopal, y que incluye iniciativas de apoyo  que respeten los derechos humanos, los esfuerzos hacia la igualdad y acompañantes de la fe en su lucha. “En Costa Rica muchas personas están hablando y haciendo campaña a favor de los derechos humanos, en particular con respecto a la comunidad LGBT”, dijo. “Al mismo tiempo, [la] iglesias del país también habla de los derechos de LGBT, algunos de manera positiva y algunos no tan positiva”.

Richard Weinberg, quien ayudó a organizar el evento, está en un año sabático de su trabajo como director de comunicaciones en la Catedral Nacional de Washington y ha pasado los últimos dos meses como misionero voluntario al servicio de la iglesia Episcopal de Costa Rica.

“La ayuda de Richard y su propio testimonio coincidió con un momento importante en la sociedad costarricense y en la Iglesia Episcopal”, dijo Monterroso, quien añadió que la Cuaresma ofrece un momento apropiado para la iglesia para “reflexionar, escuchar y aprender.

“La participación de la iglesia en el foro marcó su primer esfuerzo del público hacia la plena inclusión de las personas LGBT”.

“El primer paso es el de promover el diálogo, aprender, escuchar y declarar lo que siempre hemos dicho. Queremos sanar las heridas que muchas personas que son LGBT tienen con la religión. Debemos entender que son la creación de Dios y Dios no se equivoca. Debemos aceptarlos como Dios los creó “, dijo Monterroso en un comunicado de prensa anunciando el evento.

La película “Ante Dios, todos somos familia”, detalla la vida de cinco familias religiosas latinas que han vivido con el dolor de las enseñanzas de represión de la iglesia sobre la sexualidad y la identidad de género. Filmado en los Estados Unidos y Puerto Rico, la película explora las experiencias de las personas LGBT de fe profunda que dicen que no tienen lugar en sus iglesias de origen, y que sus padres y familias  a veces sintieron que han tenido que elegir entre su religión y sus seres queridos. “Yo creo que este foro, este espacio de diálogo entre la iglesia Episcopal y la comunidad LGBT, nos ayudará a descubrir cómo podemos trabajar juntos y cómo las comunidades pueden contribuir a la construcción del Reino de Dios”, dijo Monterroso, en el e-mail. “Lo que me gustaría ver con claridad es que los miembros de la Iglesia Episcopal eliminen todas las formas de discriminación hacia las personas LGBT y cualquier otro tipo de discriminación”.

Como americano que sirve como misionero voluntario en Costa Rica, Weinberg ha permanecido consciente de su condición de extranjero, pero a través de los intercambios interculturales, las amistades y los medios de comunicación social, entró en contacto con la escena activista local.

Y a pesar de que no llegó a Costa Rica con una agenda hacia la promoción de los derechos de LGBT, mientras él y Monterroso se conocieron mejor el tema salió a la superficie de forma natural, dijo. (Weinberg que compartió su experiencia en un artículo en primera persona publicado por el Huffington Post.)

La Catedral Nacional de Washington y el Muy Rdo. Gary Hall, su decano, siempre han estado involucrados en la lucha por la plena inclusión de los LGBTQ, tanto en la iglesia y la sociedad. Weinberg es el vice-presidente del grupo LGBT del ministerio  de la catedral

“El obispo Héctor sabía de mi trabajo, pero no estaba seguro de si estaba interesado en participar “, dijo Weinberg, quien agregó también que él sentía curiosidad por la posición del obispo y la posición de la iglesia, sobre todo desde la iglesia Episcopal Anglicana de El Salvador, un iglesia en un país menos desarrollado que Costa Rica, ha acogido a la comunidad LGBT.

Al otro lado de Centroamérica y América Latina, las personas LGBT siguen sufriendo discriminación y violencia, a menudo con impunidad. Y a pesar de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos dictó una sentencia que la discriminación basada en la orientación sexual e identidad de género viola el derecho internacional, las protecciones legales varían ampliamente en toda la región.

La iglesia episcopal Anglicana de El Salvador es la única iglesia episcopal de la región que tiene un ministerio oficial para personas LGBT, que se inició en el 2009. La Iglesia Episcopal está presente en Costa Rica, Nicaragua, Panamá, Guatemala y El Salvador, y todos han formado una alianza con la Iglesia Episcopal de Estados Unidos.

La esperanza en Costa Rica, dijo Weinberg, es que los de la comunidad local de LGBT que pueda sentir el llamado puedan dar un paso adelante y que así los líderes puedan surgir.
“Estamos plantando una semilla y esperamos que algo crezca”, dijo Weinberg.

– Lynette Wilson es una editora/reportera para Episcopal News Service


You have reached our comment limit of 5. You may resume commenting in 24 hours.