San Joaquín acoge su próximo capítulo con el ‘obispo misionero’ David Rice

Por Pat McCaughan
Posted Feb 27, 2014
Obispo David Rice da la Sagrada Eucaristía a uno de los miembros más jóvenes de la Diócesis de San Joaquín. Foto: Richard Schori

Obispo David Rice da la Sagrada Eucaristía a uno de los miembros más jóvenes de la Diócesis de San Joaquín. Foto: Richard Schori

[Episcopal News Service] La Obispa Presidente Katharine Jefferts Schori, más de media docena de otros obispos y unos 400 episcopales dieron, el 23 de febrero, al recién nombrado obispo auxiliar David Rice una alegre, entusiasta bienvenida oficial a la Diócesis de San Joaquín.

Rodeado por un desbordante público en el servicio de la tarde festivo en la iglesia San Pablo [St. Paul’s Church] en Modesto, la obispa presidente dirigió la juramentación de conformidad a la doctrina, disciplina y culto de la iglesia episcopal a Rice, quien recientemente se desempeñó como obispo de Waiapu  en la iglesia anglicana en Aotearoa, Nueva Zelanda y Polinesia.

Rice está a punto de convertirse en el próximo obispo provisional de la diócesis; él va a presentarse a las elecciones en la convención especial del próximo 29 de marzo que se celebrará a las 11:00 am en la iglesia de San Pablo [St. Paul’s Church]en Bakersfield.

El obispo David Rice y su esposa Tracy acompañados en frente del altar por los obispos de las diócesis Provincia VIII de la iglesia episcopal. Foto: Kelvin Yee

El obispo David Rice y su esposa Tracy acompañados en frente del altar por los obispos de las diócesis Provincia VIII de la iglesia episcopal. Foto: Kelvin Yee

Acompañado de algunos de los obispos de la Provincia VIII de la iglesia episcopal  – Marc Andrus (California); Barry Beisner (Carolina del Norte); Mary Gray-Reeves (El Camino Real); Jim Mathes (San Diego); y Edna Bavi “Nedi” Rivera (provisional, Este de Oregon) – Jefferts Schori rindió homenaje al obispo provisional anterior Jerry Lamb (jubilado, California del Norte) y Chet Talton (sufragánea retirado, Los Ángeles), quienes también estuvieron presentes en el servicio.

“El obispo Lamb era un partidario fiel, leal y creativo al fomentar esta diócesis para descubrir la realidad de que… todos los bautizados están dotados para el ministerio, y esos dones y habilidades difieren de una persona a otra, y todos ellos son esenciales para el trabajo del cuerpo de Cristo, “ella dijo con respecto a ese capítulo en la vida de la diócesis. “Tal vez la consigna central de este capítulo fue” crecer… a la plena estatura de Cristo'”.

Añadió que el libro de Jane Onstad Lamb [“Hurt, Joy and the Grace of God”] “Dolor, Alegría y la Gracia de Dios” (applecart Books, 2012) ayudó al mundo a aprender acerca de “el duro trabajo de decir la verdad… y que ha sido un regalo para otros en circunstancias similares”.

Los tres obispos sucesivos provisionales de San Joaquín (desde la izquierda) Jerry Lamb, David Rice y Chet Talton fuera de San Pablo, [St. Paul’s], Modesto. Foto: Kelvin Yee

Los tres obispos sucesivos provisionales de San Joaquín (desde la izquierda) Jerry Lamb, David Rice y Chet Talton fuera de San Pablo, [St. Paul’s], Modesto. Foto: Kelvin Yee

Talton presidió a Lamb como obispo provisional y su mandato era respecto a “reconstruir, volver a conectarse, sobre la sanación… y animar para ser presencia invitadora y acogedora en la comunidad en general. “Chet y Abril [cónyuge] han empujado continuamente, atraído, y engatusado a la gente de por aquí para probar cosas nuevas, y alcanzarlas en maneras que pueden parecer atemorizantes o nuevas, siempre dirigidas al bien del otro”, dijo la obispa presidente.

Este próximo capítulo con Rice “puede ser resumido, ‘mire aquí y vea cómo es Dios, y si no se puede ver claramente, mire lo que hago, y verá lo que Dios está haciendo’. Esta comunidad diocesana se dedica a hacer que esas palabras y obras sean evidentes – para que el mundo pueda ver la sanación, la reconciliación y la buena noticia en la carne “, dijo.
Ella también desafió a los episcopales de San Joaquín a – en palabras del antiguo obispo de Nueva York Paul Moore “‘¡levantarse, salir y perderse!” Levanta tu coraje, sal al mundo, y perdeos en servir el mundo de Dios”.
Temprano en el día, Rice había compartido un sentimiento similar mientras predicaba en la iglesia San Juan el Bautista [St. John the Baptist Church] en Lodi, a unas 40 millas al norte de Modesto.

Describiéndose a sí mismo como un “obispo misionero”, él dijo: “¿Qué es lo que yo perpetuamente hablaría y preguntaría con respecto a esto?, ¿cómo estás involucrado en el mundo más allá de esta hermosa casa de oración?”. Él desafío a la congregación a pensar sobre lo que significa “volver a definirnos para nuestras vidas para lo que significa un vencindario, y la realidad es que si tomamos en serio el evangelio, si tomamos la vida de Cristo en serio, [un vecindario] es mucho más amplio y mucho más incluyente de lo que quizás queremos admitir a veces en nuestras vidas”.
Temas fundamentales de su ministerio, basadas en el pueblo indígena de la gente Maori  de los conceptos de Nueva Zelanda de “manakitanga” (como es recibido) y whakapapa (de dónde viene), incluyen extender la hospitalidad no sólo a los que nos visitan la iglesia, pero además amplia el concepto de la iglesia, dijo.

 

“Desde mi perspectiva, la iglesia es todo por lo que podemos ver”, dijo Rice. “Es donde está Dios. El mandato del Evangelio nos invita a unirnos con Dios donde quiera que Dios se encuentre y Dios está en todas partes al mismo tiempo en el sentido más ubicuo”.

Lo que significa que “nos permitimos ver y experimentar a Cristo vivo en todo el mundo que nos encontramos”, agregó. “Piense en cómo el mundo en que vivimos podría ser dramáticamente, y profundamente diferente si dejamos verdaderamente ver al Cristo vivo en todo el mundo”.

Recordó ser testigo de miles de jóvenes que jugaban tenis [netball] una mañana de un domingo cuando se dirigía a celebrar la Eucaristía en una iglesia en la diócesis Waiapu, un acontecimiento semanal, de acuerdo con miembros de la iglesia. Rice les preguntó: “¿Qué pasa si algún domingo en vez de reunirse aquí, nos reunimos allí, y usamos nuestras camisetas y ofrecemos agua embotellada a la gente y que poder estar ahí y hacerles saber lo que somos y así podríamos ampliar nuestro barrio”. Varias personas se sentían incómodas con la idea, dijo, diciendo que preferían estar en el edificio de la iglesia el domingo por la mañana. Otros preguntaron si ofrecer agua a los jugadores de tenis atraería a más gente a la iglesia.

 

“Eso se llama-eclesio-céntrico, cuando todo se centra en este lugar, al igual de lo que sucede aquí [en el interior del edificio de la iglesia]”, dijo Rice. “Estoy diciendo amplíe su horizonte de que la iglesia es esto y mucho más.
“Si verdaderamente creemos en la vida de Cristo y en el mensaje de nuestro Señor y las formas en que modela al vivir por ahí, entonces a veces podemos estar un poco incómodos. A veces puede ser que tengamos que cambiar. A veces, el patrón de nuestras vidas podría ser alterado.

 

“Si hacemos lo que hizo Cristo. Si hacemos lo que él nos invitó a hacer, ¿sabes lo que pasa? Construimos relaciones, respondemos a las necesidades, vamos una milla extra… y aquellos a quienes respondemos quieren ser parte de la comunidad y, a veces – no siempre – ellos van a venir”.

Sin embargo, “esto no es la evangelización”, agregó. “Esto es algo diferente. Esta es la misión. Esto es ser misionero”.
En una nota personal, Rice evocó risas y aplausos cuando dijo a los feligreses que él había asistido a un bar nocturno para recaudar fondos en la iglesia Santa Ana [St. Anne’s Church] en Stockton la noche anterior y que su antigua diócesis compartió una tradición con la diócesis de Central California Valley – ambas están situados en las zonas de mayor producción de vino.

Nacido y criado en Carolina del Norte, dijo que sus padres tienen ascendencia cherokee, y cree que él puede llevar el registro para la mayoría de las ordenaciones – cinco, incluyendo ordenaciones para diácono y ministro de la iglesia Metodista Unida, después como diácono y sacerdote y luego como obispo en la iglesia anglicana.
También fue ministro de la juventud y ha añadido que está “muy interesado ​​en participar en las vidas de los jóvenes de aquí en todo lo que pueda”.

Patsy Lithco, 67, un feligrés de la parroquia de San Juan [St. John] dijo que “se enamoró” de Rice inmediatamente. “Me gustó mucho su mensaje acerca de lo que tenemos que hacer fuera de estas paredes. Él me sacó mis calcetines. Él es absolutamente un guardián”.
Rice inspiro esperanza en Jim Reeve, miembro de San Juan [St. John] por nueve años. “Era un esperanzado profético. Ese fue probablemente uno de los mejores mensajes que he escuchado, sobre todo la parte de salir fuera de la iglesia. Él hizo una súplica apasionada a nosotros hacer lo que el Señor nos ha pedido hacer”.
La Rda. Elaine Breckenridge, sacerdote encargada de San Juan, [St. John]  estuvo de acuerdo en que Rice inspiró esperanza. “Estoy muy emocionada. Fue un sermón tan inspirador. Él es carismático y un pensador profundo al mismo tiempo. Él traerá un nivel de esperanza a la diócesis”.

Después de una larga conversación tranquila con Rice, William Bunn, 9, lo pronuncia “agradable. Él es un buen amigo. Llamó a mi camiseta chaleco y dijo que era apuesto”.
EL obispo provisional Chet Talton nombró a Rice obispo auxiliar. Rice comenzará a hacer visitas pastorales en esa capacidad. Si es elegido el 29 de marzo Rice ocupará inmediatamente el puesto de obispo provisional de la diócesis, convirtiéndose en el primer obispo activo para servir en esa capacidad después de que las diferencias teológicas dividieron la diócesis en el 2007.

–LA Rda. Pat McCaughan es corresponsal de Episcopal News Service. Ella radica en Los Ángeles.


You have reached our comment limit of 5. You may resume commenting in 24 hours.