La Obispa Primada y el obispo jubilado de Washington se unen en campaña contra el odio

De la redacción de ENS
Posted Aug 10, 2012

[Episcopal News Service] La voz de la Obispa Primada, Katharine Jefferts Schori, es la última en unirse a la campaña ‘Horas  Contra el Odio’ [Hours Against Hate] 2012.

El mensaje en vídeo de Jefferts Schori, que apareciera el 2 de agosto, resalta la “increíble diversidad” del mundo, la cual, dice ella, “como científica y persona de fe, creo que es una enorme bendición”, porque “cada uno de nosotros viene con un don diferente”.

“Al mismo tiempo, hay una antigua tendencia humana a distinguirse de las personas a quienes uno percibe como ‘el otro’”, afirmó, añadiendo que tales distinciones pueden ser tanto una bendición para la otra persona, como una manera de permitirse ver al otro como a un enemigo.

“Las personas de fe suelen ser llamadas a ver en el otro a un semejante”, apuntó. “Como cristianos, somos llamados a amar a nuestros enemigos, a percibir a todo ser humano como portador de la imagen de Dios”.

Jefferts Schori dijo que la campaña es una invitación a cruzar las fronteras artificiales para encontrar amigos entre los otros, y unirse para hacer del mundo un lugar mejor.

John Chane, obispo jubilado de la Diócesis de Washington, también colaboró con la campaña mediante un mensaje en vídeo en el canal de YouTube.

La Iglesia Episcopal, en su recién concluida 77ª. Convención General,  adoptó una postura contra la intimidación, al pedir en la Resolución D022 “una respuesta de toda la Iglesia a la epidemia de intimidación, particularmente contra los que son percibidos como ‘diferentes’ por virtud de sus características económicas, étnicas, raciales o físicas, su filiación religiosa, su orientación e identidad sexuales y su expresión de género”.

Farah Pandith, representante especial del Departamento de Estado de  EE.UU. ante las comunidades musulmanas, y Hannah Rosenthal, enviada especial para supervisar y combatir el antisemitismo, inauguraron la campaña en febrero de 2011 como una manera de “frenar el prejuicio y promover el respeto a través de las fronteras de la cultura, la religión, la tradición, la clase y el género”, según la página web del departamento.

Las dos mujeres le piden a “los jóvenes de todo el mundo que dediquen su tiempo a frenar el odio —a hacer algo por aquellos que no se te parecen, que no oran como tú ni viven como tú”.

“Le pedimos a la próxima generación que colabore en la edificación de un mundo más fuerte y más tolerante”, dijeron ellas en la página web. “Ningún grupo puede hacerlo por sí solo”.

La campaña tiene una página de Facebook aquí.

La secretaria de Estado Hillary Clinton dijo el 31 de julio que la campaña “ha provocado que jóvenes de todo el mundo se hayan comprometido a dedicar decenas de miles de horas a caminar en los zapatos de otra persona”. Y subrayó que [la campaña] se ha convertido en una de las iniciativas oficiales de las Olimpíadas de Londres.

— Traducido por Vicente Echerri.