Fallece la tercera víctima de tiroteo en iglesia de Maryland

El "profundo pesar" lleva a preocuparse de la violencia, la falta de hogar y las enfermedades mentales

Por Mary Frances Schjonberg
Posted May 8, 2012

[Episcopal News Service] Ha fallecido la tercera víctima de la balacera que se produjo el 3 de mayo en la iglesia episcopal de San Pedro [St. Peter’s Episcopal Church] en Ellicott City, Maryland.

La Rda. Mary-Marguerite Kohn, de 62 años, murió el 5 de mayo en el Centro de Urgencias de la Universidad de Maryland, en Baltimore, donde había sido trasladada después de la agresión de que fue víctima y donde la habían sometido a un sistema de soporte vital.

Brenda Brewington, de 59 años y la auxiliar administrativa de la parroquia, fue declarada muerta en el lugar de los hechos, la oficina parroquial, el pasado 3 de mayo.

El presunto asaltante [de ambas mujeres] identificado por el Departamento de Policía del Condado de Howard como Douglas Franklin Jones, de 56 años, fue hallado muerto en un bosque adyacente a la iglesia. Murió de una herida de bala que se infligiera a sí mismo con un arma que se encontró cerca de su cadáver, dijo la policía en un informe el 4 de mayo. La policía localizó también un sitio de acampamento en el bosque con pertenencias personales en el que cree que estaba viviendo Jones.

“[La iglesia de] San Pedro tiene un largo historial de atención a los pobres y necesitados del condado de Howard, una tradición que se remonta al momento mismo del nacimiento de esta iglesia en 1842, y un ministerio del que la Rda. Mary-Marguerite Kohn y Brenda Brewington fueron continuadoras hasta los trágicos sucesos del 3 de mayo”, dijo Craig Stuart-Paul, guardián mayor de San Pedro, en una declaración.

Stuart-Paul posteriormente prometió que el ministerio de la parroquia proseguiría “y no lo haremos desde detrás de un vidrio a prueba de balas”.

La iglesia le ha ofrecido apoyo a los obreros fabriles y peones agrícolas desde la fundación de la ciudad, y mantuvo este servicio hasta que un incendio destruyó el templo en 1939. San Pedro fue reconstruido, usando muchos de los ladrillos quemados del sitio anterior, así como el trabajo del entonces rector Rdo. Julius Velasco, y reabrió sus puertas en 1940, según dice el comunicado.

Los miembros de San Pedro se reunieron el 6 de mayo para una Eucaristía privada en espíritu de duelo por la violencia y las muertes. “Comenzó el proceso de restauración”, dijo Stuart-Paul después del oficio.

“Muchos en la diócesis se preguntaban cuánto tiempo pasaría hasta que la congregación pudiera reunirse en este espacio”, dijo el domingo en San Pedro Eugene Sutton, obispo diocesano de Maryland, según informa el diario Baltimore Sun. “¿Cuánto tiempo ha pasado? No mucho”.

Stuart-Paul dijo que Brewington y Kohn eran “las señoras más amables y generosas que uno hubiera conocido”, y agrego que ellas eran “de darlo todo”. Los órganos de Kohn fueron donados después de su muerte y las donaciones “dicen algo de la clase de mujer que ella era”, agregó.

Los investigadores de la policía del condado de Howard dijeron en un comunicado haber sabido que Jones había tenido una disputa recientemente con miembros de la iglesia. Él visitaba la iglesia con regularidad para tener acceso a su despensa, pero en los últimos tiempos se había vuelto beligerante y polémico. La policía cree que la ira de Jones con la iglesia puede haber sido el motivo de la balacera, pero no creen que alguien en particular fue su objetivo. Nadie más estaba en el edificio en el momento en que tuvieron lugar los disparos.

Si bien algunos de los primeros informes dijeron que Jones había sido rechazado de la despensa de la parroquia por venir con mayor frecuencia de la que debía, The Sun reportó que el Rdo. Kirk Kubicek había dicho durante el oficio del 6 de mayo que Brewington llevaba a Jones a la despensa en el momento de los disparos.

Una guardiana contó que se había encontrado con [los cuerpos sangrantes de] Brewington y Kohn alrededor de las 5:20 P.M. del 3 de mayo y había llamado al 911.

Sutton habló durante el oficio acerca del pesar y la preocupación, pero también mencionó “la ira en una sociedad que aún no ha resuelto como quitar las armas de fuego de las manos de personas con enfermedades mentales, de las manos de aquellos que pueden causar mucho daño”.

Sentimos ira hacia Jones, dijo “pero también reconocemos que él fue una víctima, aunque causara víctimas. Somos seguidores de Cristo, y por tanto el proceso de perdón ya ha comenzado”.

La diócesis con sede en Baltimore celebró su 228ª. Convención los días 4 y 5 y comenzó con una oración por las víctimas. La Convención aprobó una resolución de condolencia que también pedía a las congregaciones que “tomaran las medidas adecuadas para la seguridad de sus clérigos, administradores y otros miembros del personal”.

Al expresar “nuestra profunda inquietud por todas las víctimas de delitos relacionados con armas de fuego” la Convención también dijo en la resolución que “se compromete a reconocer y abordar las necesidades de las personas sin hogar en nuestras comunidades, así como las necesidades de nuestros hermanos y hermanas que padecen enfermedades mentales” y enfrentar y condenar la violencia que infecta nuestra sociedad y relaciones, y a buscar medios pacíficos de abordar el conflicto y la disputa”.

“Nuestra iglesia, que la consideramos como un santuario, ha sido violada por esta absurda tragedia, haciéndonos sentir vulnerables, traicionados y airados”, dijo la Convención en el texto en que explicaba la resolución. “Pero nuestra iglesia es también un icono santo, un don al mundo del Dios de amor y de perdón. En este momento de heridas, muerte y quebranto, estamos junto a todas las víctimas y ofrecemos nuestros santuarios como lugares de restauración, dando testimonio de la paz de Dios en medio de la violencia y del inquebrantable amor que Dios tiene por todos”.

— La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducido por Vicente Echerri.

– – – – – – – – – –

Mueren dos personas en un tiroteo en una iglesia de Maryland; herida la co-rectora

Trabajadora de la iglesia muere en la escena del crimen. Encuentran en las cercanías el cadáver del presunto homicida

Por Mary Frances Schjonberg

[Episcopal News Service – May0 4 de 2012] Brenda Brewington, asistente administrativa de la iglesia episcopal de San Pedro [St. Peter’s Episcopal Church] en Ellicott City, Maryland, la encontraron muerta por heridas de bala dentro de la oficina de la iglesia el pasado 3 de mayo. A la Rda. Dr. Mary-Marguerite Kohn, la co-rectora de la parroquia, la hallaron herida y se encuentra en estado crítico.

El presunto asaltante al parecer se suicidó cerca de la iglesia.

Un guardián encontró a Brewington, de 59 años, y a Kohn, de 62, alrededor de las 5:20 P.M., dijo  Sherry Llewellyn, portavoz del Departamento de Policía del Condado de Howard, durante un encuentro con la prensa fuera de la iglesia. Según dijo Llewellyn, el guardián llamó al 911.

Miembros del Equipo de Armas y Tácticas Especiales (SWAT por su sigla en inglés) encontraron más tarde al cadáver de un hombre no identificado quien, al parecer, se había infligido una herida mortal con una escopeta, según un comunicado de prensa del Departamento de Policía, que también dio a conocer que se había encontrado un arma en las cercanías del cadáver.

El cadáver del hombre se halló en unos terrenos boscosos situados detrás de la Iglesia, reportó el noticiero del Canal 8 de la televisión, de Washington D.C.

Columbia Patch reportó que el cadáver del hombre se encontró cuando la policía registró minuciosamente la iglesia y sus alrededores en busca de sospechosos.

El diario Baltimore Sun informó que la policía anunció alrededor de las 7:45 P.M. que habían encontrado al hombre.

“Estamos intentando aún confirmar la identidad del sospechoso”, dijo Llewellyn el 4 de mayo, según informó el Sun. “Esperamos esa confirmación y la notificación a la familia en cualquier momento”.

La autora y educadora Diana Butler Bass, que está programada para hablar en la 228ª. Convención de la diócesis [que sesionará] los días 4 y 5 de mayo, dijo en su página de Facebook que el presunto asaltante era “un desequilibrado sin hogar”.

Clérigos del personal de la diócesis de Maryland, con sede en Baltimore, acudieron al lugar de los hechos para orar por las víctimas y estar con los feligreses y el personal de la parroquia, dio a conocer la diócesis en una declaración el 4 de mayo. La diócesis retrasó el comienzo de la convención el 4 de mayo a fin de orar por las víctimas. A las personas afectadas por los hechos se les está brindando psicoterapia y hay una capilla disponible auspiciada por [la organización] Las Hijas del Rey, según dijo Sharon Tillman, directora de comunicaciones de la diócesis.

Kohn fue trasladada al Centro de Urgencias de Maryland en Baltimore donde se encuentra en estado crítico.

La diócesis dio a conocer en un comunicado que se sentía “entristecida por la balacera más allá de lo que las palabras podían expresar”. Cerca de allí, la iglesia episcopal de San Juan [St. John’s Episcopal Church], también de Ellicott City, abrió sus puertas el 3 de mayo para “ofrecer un lugar de apoyo y oración”, dijo la diócesis. San Juan también ofreció formalmente oraciones el 4 de mayo, desde el mediodía hasta la 1:00 P.M. en su capilla de la Resurrección. “Son bienvenidos a acudir y a orar por nuestra comunidad y por aquellos que al presente se sienten afligidos”, expresaba la parroquia en la página web principal.

Tan pronto como se corrió la voz del hecho de sangre, la página de Facebook de San Pedro comenzó a inundarse de mensajes de condolencia y de promesas de oración. “Serán recordados en la Santa Eucaristía de la conferencia del clero de la diócesis de Vermont”, decía Lee Crawford, miembro del Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal, en uno de los mensajes. “Que todos ustedes encuentren fuerzas en los días venideros”.

Brewington comenzó a trabajar en San Pedro en 2008, según un artículo del boletín de la parroquia publicado en 2010. Ella compartía su tiempo entre la parroquia y su pre-escolar. Era casada y tenía dos hijos que tenían alrededor de veinte años.

Kohn vino a San Pedro en 2003 como asistenta del rector, y se convirtió en co-rectora con el Rdo. Kirk Kubicek en algún momento de 2008, según un documento sin fecha que aparece en la página web de la parroquia. Al parecer, en un arreglo presupuestario para permitir que ambos sacerdotes se quedaran, Kubicek aceptó un puesto de media jornada como capellán en la escuela de San Timoteo [St. Timothy’ School] en Stevenson, Maryland. Kohn se proponía comenzar a ejercer consultoría pastoral a media jornada y dijo que tenía una oferta para enseñar consejería pastoral. Los dos le propusieron a la junta parroquial compartir un paquete de compensación.

San Pedro ha estado en Ellicott City durante 150 años, según la información de su página web, y está situada aproximadamente a un kilómetro y medio del centro histórico de Ellicott City, que ha sido incluida cuatro veces en la lista de la revista Money de los veinte mejores lugares para vivir [en EE.UU.]. Tiene una baja tasa delictiva y un ingreso familiar promedio de más de $100.000.

— La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducido por Vicente Echerri.


Full names required. Read our Comment Policy. General comments and suggestions about Episcopal News Service, as well as reports of commenting misconduct, can be e-mailed to news@episcopalchurch.org. Your email address will not be published. Required fields are marked *