Los anglicanos de Hong Kong sirven a la sociedad

Desde asesoría sobre el juego hasta docencia

Por Lynette Wilson
Posted Mar 9, 2012

[Episcopal News Service] A través de su historia, la Iglesia Anglicana de Hong Kong se ha dedicado a servir a sus comunidades mediante programas sociales, educativos y de otras clases, de los cuales uno de los mejores ejemplos es la colonia de Santiago [St. James].

Lo que comenzó en 1950 como un Club de Niños y Niñas en un salón prestado por un templo chino en el distrito hongkonés de Wanchai, para 1963 se había convertido en un edificio de seis pisos; y para 1987 ya era un complejo de 12 plantas que incluía a la iglesia de Santiago, un centro comunitario de servicios múltiples y una escuela primaria. Al lo largo de ese período que va de 1963 a 1987, el número de personas a los que [esta institución] prestó servicios, desde provisiones de alimentos, educación, servicios de salud, guardería infantil y cuidado de ancianos, aumentó de 164.000 a 700.000 al año.

En la actualidad, la colonia de Santiago emplea a 200 activistas sociales y atiende a más de 10.000 personas al día en 47 estaciones de servicio con un presupuesto anual de $54 millones. Por haber sobrepasado sus límites de espacio y a fin de expandir sus servicios, levanta ahora, en una propiedad adyacente, un nuevo edificio de 13 plantas a un costo de $84 millones.

La mayoría de las organizaciones no gubernamentales que ofrecen servicios sociales en Hong Kong dependen del apoyo gubernamental para el 80 por ciento de su presupuesto, dijo el director ejecutivo Michael K.C. Lai, quien agregó que la comunidad de Santiago recibe el 30 por ciento del gobierno y obtiene el resto a través de recaudaciones, patrocinios y honorarios por servicios prestados (los honorarios de las personas de clase media son más elevados para subsidiar los servicios de los pobres).

“¡Qué notable visión holística!”, dijo la obispa primada, Katharine Jefferts Schori, añadiendo que ella no había visto nada antes en esa escala.

Jefferts Schori recorrió la colonia de Santiago durante una visita a la provincia de Hong Kong Sheng Kung Hui, que incluía Hong Kong y Macau, ambos territorios gobernados como regiones administrativas especiales de la República Popular China. La provincia de Hong Kong fue una de las escalas de la visita de tres semanas de la Obispa Primada a las iglesias provinciales de la Comunión Anglicana en Asia, incluidas las de Filipinas, Japón, Corea del Sur, la Diócesis Episcopal de Taiwán y China.

La obispa primada predicó ante una multitud de fieles que colmaba la catedral de San Juan [St. John’s Cathedral] en Hong Kong, durante el oficio del primer domingo de Cuaresma, el 26 de febrero.

Establecida en 1998, la Provincia de Hong Kong Sheng Kung Hui incluye tres diócesis y un distrito misionero: la isla de Hong Kong, Kowloon Oriental, Kowloon Occidental y la Zona Misionera de Macao. En total unas 30.000 personas repartidas en 40 congregaciones y estaciones misioneras, atendidas por más de 70 clérigos.

“Estamos trabajando bastante bien”, dijo el Rdo. Peter D. Koon, secretario general provincial de la Iglesia Anglicana de Hong Kong. “Somos el tercer proveedor de asistencia social y el segundo de servicios docentes…eso con 30.000 anglicanos”.

En 2006, Macao, una ex colonia portuguesa, sobrepasó por primera vez a Hong Kong, ex colonia británica y centro financiero internacional, en Producto Interno Bruto mientras los ingresos por el juego ascendían vertiginosamente.

El gobierno de Macao le puso fin al monopolio del juego en el territorio en 2002, lo cual dio lugar a que el número de casinos aumentara de 11 a 34; menos casinos que en Las Vegas, pero el cuádruple de su ingreso anual.

“Antes de los casinos, los mejores empleos eran en la policía y en los trabajos del gobierno”, dijo Lee Kwok Hoo, director de servicios para la provincia de Macao. “Pero luego [las personas]se apresuraron a convertirse crupieres.

De las 160.000 familias de Macao, de uno a dos miembros de cada familia trabajan en los casinos, agregó.

“Los chicos creen que pueden obtener empleo en los casinos y, en consecuencia, no se empeñan mucho en estudiar”

En 2007, la provincia comenzó a ofrecer consejería [pastoral]| sobre el juego, y en noviembre de 2011, abrió el Centro de Consejería sobre el Juego y Bienestar de la Familia Macau S.K.H. para abordar algunos de los problemas sociales y familiares que han resultado del juego. La instalación, que incluye una guardería infantil y un centro de recreación, atiende 250 casos con 18 empleados y nueve asistentes sociales. También dispone de un servicio telefónico de emergencia que ha recibido más de 2.000 llamadas.

Con una población de más de medio millón de personas, todo el mundo está conectado, dijo Lee, y la mayoría de las personas prefiere no recibir consejo pastoral en persona.

Jefferts Schori, quien antes fuera obispa de Nevada, mostró su solidaridad con las dificultades que enfrentan los residentes de una zona tan dedicada al juego. “La gente en Nevada que tiene problemas con el juego, con frecuencia se va [de la zona], porque hay tentaciones por todas partes”, dijo …maquinitas tragamonedas en tiendas de víveres y gasolineras”.

En Macao, la obispa primada visitó también la iglesia de San Marcos [St. Mark’s] que fue la congregación china-anglicana del lugar, dijo la Rda. Odette Pun Oi-Kuan, nativa de Macao, que es la 17ª. vicaria de la iglesia.

San Marcos tiene una escuela con una matrícula de 2.000 alumnos, desde kindergarten hasta 12º. grado, y dirige una guardería infantil. Y al igual que el Centro de Consejería sobre el Juego y Bienestar de la Familia, San Marcos atiende a las familias afectadas por el juego.

“La Iglesia Anglicana es la única que tiene a personas de Macao ayudando a las familias y a los trabajadores de los casinos”, dijo Oi-Kuan.

La obispa primada estuvo acompañada en Hong Kong y Macao por Peter Ng, el encargado de compañerismo global de la Iglesia Episcopal para Asia y el Pacífico; Alex Baumgarten, director de relaciones gubernamentales de la Iglesia Episcopal; el Rdo. Charles Robertson, canónigo para la obispa primada, y Richard Schori, su esposo.

— Lynette Wilson es editora y reportera de Episcopal News Service. Traducido por Vicente Echerri.

En inglés:  bit.ly/x8LkEe


Full names required. Comments limited to 2000 characters. Read our Comment Policy. Reports of commenting misconduct can be e-mailed to news@episcopalchurch.org.

Comments (1)

  1. R.A. GARCIA says:

    WOW! Tal parece que la obispa presidenta y primada de TEC ha descubierto el oceano Pacifico.

    ¿Por qué no nominan a doña Katharine Jefferts Schori a la posición de arzobispa de Canterbury y primada de toda la Comunión Anglicana?, aunque se rompa otra tradición. Al menos, ella ya ha realizado sus relaciones ‘pastorales’ públicas en ex colonias britámicas.

    WHY NOT? Ella sería la primera mujer y primera anglicana-episcopaliana en ser electa a la Sede de Canterbury, sin ser miembra de la Iglesia de Inglaterra y/o del Reino Unido. Y no me digan que los cánones no lo permiten, por que no sería la primera vez que se violan cánones y doctrinas en la búsquedas de “acomodos razonables” …

Comments are closed.

You have reached our comment limit of 5. You may resume commenting in 24 hours.